Villacís asegura que la relación con la Liga Pro es “fluida”

“La relación entre la Liga Pro y la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) es fluida. Que quede claro, y muy claro, que no hay ninguna ruptura en el fútbol ecuatoriano”, dijo el presidente del organismo rector del balompié nacional, Carlos Villacís, sobre la polémica de las últimas horas entre ambos entes.

Esa posible ruptura surgió el martes pasado, ante la negativa de la Liga Pro de que sus asociados -los 12 clubes de la serie A y los 12 de la B- participen en la Copa Ecuador del próximo año.

Sin embargo, Villacís apareció para calmar el ambiente, antes de la reunión de directorio que se realizó ayer por la tarde en las instalaciones de la FEF en Guayaquil.

Incluso contó que dialogó, el mismo martes, con Miguel Ángel Loor, presidente de la Liga Profesional, y repitió que la relación es fluida.

El 4 de julio pasado los representantes de la FEF y de la Liga Profesional dialogaron en un ambiente de cordialidad y ante las cámaras de televisión y de prensa firmaron el convenio de traspaso de competencias.

Carlos Villacís y Miguel Ángel Loor aparecieron sonrientes luego de la firma, en la que la Liga ratificó sus labores: organizar y administrar el campeonato ecuatoriano a partir de 2019. Sin embargo, la relación ahora parecía quebrarse por la postura de la Liga ante la Ecuafútbol.

“Ambas entidades podrán trabajar juntas; no confrontadas, por el bien del fútbol ecuatoriano”, dijo el presidente de la FEF en esa ocasión, pero casi un mes después aparece el primer enfrentamiento entre ambos entes. La Liga Pro dio “un golpe sobre la mesa” con su postura de no participar en la Copa Ecuador, que promociona la federación.

La Liga Pro señaló que sus asociados no competirán en el torneo paralelo, al menos hasta tener más información, algo que reclamó Loor en mayo pasado. El proyecto, según el presidente de la Liga naciente, no fue socializado correctamente y se lo instauró sin más sustento.

Estaba previsto que este año ya se realicen los partidos de la copa, entre los clubes de segunda y los amateurs y que estos accedan a rondas superiores para enfrentar a los equipos de primera. El torneo en sí se realizaría en 2019.

En el documento que se firmó para el traslado de competencias entre ambas entidades, la Liga Pro reconoció el derecho de la FEF a organizar torneos. “Las partes aceptan que este traslado de competencias corresponde de manera exclusiva a un torneo anual durante la vigencia de este convenio, donde jugarán solo los clubes o equipos de la primera categoría serie A, un torneo anual donde jugarán solo los clubes o equipos de la primera categoría serie B y los campeonatos de las divisiones formativas, sin perjuicio del derecho que mantiene la FEF de organizar cualquier otro torneo, de acuerdo con lo establecido en los estatutos FIFA”, dice parte del documento.

“Plantar nuestra cara y criticar lo que no se está haciendo bien, es un deber de la Liga Profesional y de sus afiliados. No creo que sea solo una cuestión de forma, sino de fondo (la organización de la Copa Ecuador). Un torneo adicional es ignorar y desconocer lo que está sucediendo en el fútbol ecuatoriano”, dijo el gerente de Universidad Católica, Francisco Egas.

La FEF ya negoció con una empresa los derechos de televisión para la transmisión de la Copa Ecuador, que sería vía online; Gol TV, que actualmente posee los derechos del campeonato nacional, no mostró interés en ese certamen. Servinsky sería esa compañía. (I)

Fuente: El Telégrafo