(Video) Jorge Célico: ‘El recambio le tomará un tiempo a Hernán Darío Gómez’

Jorge Célico no se considera solamente un empleado administrativo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF). El actual coordinador general de selecciones juveniles de Ecuador y técnico de la sub-20 intenta implementar su filosofía en las divisiones formativas del país, de las que podrá echar mano el DT electo de la Tricolor, el colombiano Hernán Darío Gómez. Esto, en el marco de un recambio generacional que le “llevará un tiempo” a Bolillo, estimó, en diálogo con este Diario, el profesional argentino de 56 años y exentrenador de clubes como El Nacional, Técnico Universitario y Universidad Católica de Quito.

En materia de juveniles, ¿tiene Gómez ya de dónde tomar para aportar en la selección de mayores?

Sí, si hay algo que sobra, es el material humano. Ecuador es un país futbolero, lo cual ha generado un montón de futbolistas en todo el país. A Gómez le tocará una etapa de recorrido distinto (al camino a Corea-Japón 2002, cuando lideró a la Tri a su primer Mundial). Seguramente hará recambios sin dejar de lado los vigentes buenos jugadores (de la selección mayor). Material humano hay; hay de donde echar mano.

¿Qué tan fundamentales pueden ser estos jóvenes en el nuevo proceso rumbo a Catar 2022, de Gómez?

Muy importantes, porque el nuevo entrenador generará una exigencia grande en la afición. Cuantas más herramientas tengas, mucho mejor. Pero el señor Gómez seguramente vendrá y hará una revisión, primero, de los jugadores que tienen un rendimiento pleno en el campeonato ecuatoriano. No hay que olvidar que cuando hablamos de juveniles, hablamos de adolescentes, de quienes adolecen todavía de preparación.

¿Qué opina sobre el nuevo entrenador de la Tricolor?

Su discurso de unión será muy importante, porque venimos de una crisis (futbolística, al no clasificar a Rusia 2018, pese a un notable inicio de premundial). Para salir de una crisis se necesita de gente conciliadora. Me da la sensación, por lo que me cuentan, que el señor Gómez tiene esa característica.

¿Su departamento tiene plenamente identificado a los jóvenes que militan en el fútbol del exterior?

Claro. Tengo contacto con cada uno de ellos. Tenemos que ir trayéndolos de a poco (a microciclos y competencias), porque todo tiene un costo importante. En diciembre habrá una concentración absoluta. Hasta entonces trataré de reunir a todos, así sea poco a poco.

¿Cuál es su filosofía para con el fútbol juvenil local?

Soy un convencido de que los defectos que hoy tenemos en el fútbol profesional (ecuatoriano) tienen que ver con una falta de trabajo importante en divisiones juveniles. Las bases de las formativas en Ecuador no están tan bien cimentadas. Hay equipos que lo hacen bien; pero la mayoría, no tanto. El trabajo en divisiones menores no es el mejor. No hay un trabajo profundo. Falta mucho, algo que se solucionará con el tiempo. Además, intento que el jugador ecuatoriano no se sienta menos que nadie, que no tenga temor de enfrentar a nadie. Y darle así vuelo al talento.

¿Cómo ve la posibilidad de crear una sub-23 nacional?

Sería una muy buena idea. Al organizar una sub-23 habría más jugadores en selecciones. El salto a las mayores no sería tan largo. Quizás no que la conduzca yo, sino el cuerpo técnico de las mayores.

¿Cuáles son los objetivos de las divisiones juveniles en los torneos próximos?

La idea es intentar lograr lo máximo (conseguir títulos). Pero lo más importante en esta área es la formación. A veces la formación no va de la mano con los resultados, los marcadores. Estamos en pleno crecimiento. No podría decir que mañana seremos exitosos, porque mentiría. Sí intentamos crecer para ser exitosos en algún momento. Está todo encadenado.

Fuente: El Universo