(Video) Barcelona sigue imparable

Las lágrimas que Steven Zamora derramó ayer en el estadioMonumental estuvieron justificadas. El gol que el joven volante anotó en la victoria (2-0) ante Deportivo Cuenca no solo sirvió para darle tranquilidad a su equipo y mantenerlo como puntero absoluto del campeonato ecuatoriano de fútbol en calidad de invicto, sino que también le permitió desahogarse al deportista, quien hace dos meses sufrió la pérdida de su padre.

La de ayer no fue la mejor presentación de Barcelona. Arrancó bien, pero el tempranero gol de Juan Ignacio Dinenno, lejos de estimularlo, lo hizo caer en una especie de letargo que los morlacos no supieron aprovechar, de allí la importancia del tanto de Zamora.

Durante los minutos en los que el Ídolo sacó el pie del acelerador, una serie de errores de su zaga pusieron en peligro el triunfo. Máximo Banguera tuvo que extremar esfuerzos para tratar de evitar el tanto de la visita, que en las próximas horas oficializará la incorporación de Guillermo Sanguinetti como su nuevo entrenador.

Michael Arroyo apenas apareció una vez. Fue para protagonizar una jugada de fantasía que desembocó en el primer tanto local, obra de Dinenno. De allí en más, Gambetita deambuló dentro de la cancha.

Erick Castillo asumió el protagonismo y sus constantes desbordes le devolvieron a Barcelona su papel de favorito.

Más por errores del rival que por virtudes propias, el equipo azuayo inquietó a Banguera, especialmente en la parte final del primer tiempo.

Para la etapa de complemento Guillermo Almada intentó dar un revulsivo a los amarillos y encontró respuesta en un disparo de Zamora, que solo se detuvo en el fondo de la red.

El próximo rival de los canarios será Liga de Quito.

En racha goleadora

El argentino Juan Ignacio Dinenno resolvió los problemas ofensivos de Barcelona. Aunque comenzó como suplente de Ariel Nahuelpán, a punta de goles se ganó un puesto en el once titular. En apenas diez jornadas ya suma ocho anotaciones.

Tránsito con problemas

Cada vez que el Ídolo está atravesando una buena racha o juega un Clásico del Astillero, la circulación vehicular por la avenida Barcelona se vuelve caótica. Los operativos que organizan las autoridades no alcanzan a solucionar este problema.

Fuente: Expreso