0 Compartidas 47 Vistas

Quinteros: “Con Chiriboga, Ecuador ganó todos los partidos”

septiembre 28, 2017
47 Views

Gustavo Quinteros, por primera vez en los últimos dos años y medio, vive los días previos a las eliminatorias sin trabajo. “Tranquilo”, jugando un partido de tenis con sus amigos y buscando opciones para el futuro. Así dice estar el exseleccionador de la Tri, después de que la Ecuafútbol “interrumpiese” su contrato de forma “apresurada y errónea”, según asegura él mismo.

El estratega argentino habló con Diario EXTRA en exclusiva, por primera vez desde que el pasado 12 de septiembre la Federación Ecuatoriana de Fútbol anunciase públicamente que sería Jorge Célico quien asumiría los dos últimos juegos en busca del milagro para clasificar al Mundial de Rusia 2018.

Dos semanas después del anuncio de su desplazamiento. ¿Cómo está la situación?

Quiero aclarar ese tema. Estoy totalmente desvinculado de la Federación desde el día 12 de septiembre, porque me sacaron de mi trabajo y de mis funciones en la Federación. Estoy completamente libre. Veremos al final si realmente la decisión que han tomado ha sido positiva o negativa.

En un comunicado oficial advirtió que podía iniciar un proceso legal.

Ese tema lo maneja mi representante, que entiende de esos temas. Yo lo único que voy a hacer es defender mis derechos ante un despido, porque había un contrato firmado con posibilidades aún de clasificar a un Mundial, con lo que ello significa. Ha sido interrumpido sin causa y faltando muy poco para terminar el proceso. Lo hicieron de forma apresurada y errónea.

¿Qué opinión tiene de Jorge Célico?

Mirá no quiero opinar, porque me he dado cuenta que ante una polémica siempre se beneficia aquel profesional que no está al mismo nivel. Yo tengo una trayectoria, he conseguido muchísimos logros y no es bueno para mí polemizar con alguien que tal vez no haya conseguido los mismos logros, o que profesionalmente no haya tenido la oportunidad de conseguir éxitos.

Sus ayudantes no fueron despedidos. ¿Cómo está la relación con Célico?

Por supuesto que no están cómodos, no están bien, porque ellos pertenecen a mi cuerpo técnico. Esta decisión nos ha perjudicado a todos, pero yo les pedí que solucionen el tema de la mejor forma posible. Creo que no van a tener que trabajar juntos, porque Célico tiene a sus ayudantes.

¿Recibió el apoyo de los jugadores tras el anuncio?

Sí, de todos. Estoy agradecido enormemente con todos ellos por escribirme y hacerme llegar su cariño y su apoyo incondicional. Para un entrenador, ser reconocido por sus propios jugadores es lo más importante.

Muchos de sus jugadores más cercanos, como los que tuvo en Emelec, han quedado fuera de la última lista. ¿Cree que ellos han sido víctimas?

La verdad que no quiero opinar. Solo puedo decir que me sorprendió la lista de convocados, como a toda la gente de fútbol. Hay jugadores importantísimos, que le han dado todo a la selección y que no están en la lista. Lo único que puedo decir es que todos los jugadores que he dirigido siempre han dado el máximo. El problema acá no fue entre jugadores y entrenador.

¿En la actual lista hay algún jugador que le ofrecieron a usted, o le recomendaron?

Solo diré que a mí jamás me van a imponer un jugador.

¿Pero lo intentaron?

Todos los jugadores que yo elegí o puse en cancha lo hice porque yo creía que eran los mejores. Y lo volvería a hacer de la misma manera, no estoy arrepentido; pero tuvimos muchas bajas que nos hicieron bajar el nivel.

¿Eso fue lo único que hizo descender el rendimiento?

Pasaron otras cosas en la Federación. Cosas que yo no voy a hacer públicas, al menos por ahora, pero por supuesto que el cambio de presidente no fue positivo. A partir de ahí empezaron a suceder algunos inconvenientes.

¿Qué inconvenientes?

No los voy a decir, pero bueno, tuvimos que pasar mucho tiempo intentando solucionar este tema. No hubo buena relación con el presidente, pero sí con los jugadores. Tal vez el presidente no tuvo buena relación con los jugadores… es algo que los periodistas deberían investigar.

Asegura que no hubo buena relación con Villacís. ¿Cuándo se rompe?

Desde que asume la presidencia. No tuvimos buena relación, aunque sí con otros como Álex de la Torre o Pepe Mosquera. Pero no voy a decir nada más. En todo momento intenté solucionar los inconvenientes para que haya armonía en el grupo.

¿Es cierto que se complicó por una visita suya a Luis Chiriboga tras empatar con Paraguay, en marzo de 2016?

No, no. Mirá, siempre he sido agradecido con todos lo dirigentes con los que he trabajado. Es cierto que he visitado más de una vez al presidente Chiriboga, y sigo hablando con muchos de aquellos dirigentes porque estaré agradecido de por vida por haberme contratado. No tengo vergüenza en decir que cada tanto saludo al presidente Chiriboga.

¿Cree que esto le pasó factura con el presidente Carlos Villacís?

A mí no me interesa si se molestó por eso. Yo soy un tipo frontal, leal, soy un tipo que siempre digo la verdad. No tengo problema en decir que tengo una excelente relación con el anterior presidente.

Villacís dijo públicamente que la anterior dirigencia era un “viva la vida” y que ahora se controla el gasto. Admitió que eso podía molestar.

Mirá, no tengo nada para profundizar este tema. Lo único que digo es que mientras estuvo Chiriboga al mando, Ecuador ganó todos los partidos que jugó. Tuvimos una excelente relación y los jugadores estaban muy contentos, así como toda la gente que trabaja en la Federación, desde la administración hasta los trabajadores de la casa de la selección. No puedo decir más.

¿Fue eso lo que rompió la relación?

No. Nuestra relación no fue buena desde antes, fue tirante, distante, y había muchas cosas que solucionar para que los jugadores estén bien, se sientan cómodos y no tengan ningún problema. Todo eso fue desgastando nuestra relación y llegó un punto en que había muy poca comunicación.

Deja entrever que la relación de los jugadores con Villacís también es tirante.

Yo no quiero meterme en ese tema. Los jugadores ya han declarado públicamente algunas cosas y a mí me hace sentir muy bien porque hay muchos que han dicho que nuestra relación era muy buena. La relación entre dirigentes y jugadores es algo que deben investigar los periodistas.

¿Cuánto afectaron estos problemas a la caída de nivel de la selección?

Para lograr un objetivo, en todos los órganos de la vida, siempre tiene que haber un gran entendimiento entre todos. Es necesaria una armonía para que un grupo de trabajo esté feliz y todos aporten. Nosotros lamentablemente no lo tuvimos.

Pero, usted, tras la derrota con Perú, dijo que era el responsable.

Yo soy el responsable deportivo, porque yo elijo los jugadores y los entreno. Pero por supuesto que no soy el responsable del estado de ánimo general.

¿Ahora que está fuera, si volviese atrás haría algún cambio?

Nada. Haría totalmente lo mismo. Por ahí, en el partido contra Bolivia en la Paz, tenía decidido poner al Choclo Quintero de entrada y en las horas finales no lo puse. Se me quedó esa duda, pero fue la única. Todo lo demás haría lo mismo, confiaría igual en todos los jugadores que puse y les daría la misma confianza. No me arrepiento de nada.

¿No cree que hubiese sido mejor colocar más jugadores adaptados para mantener la ventaja de Quito?

Lo que pasa es que los últimos años los campeones fueron Emelec y Barcelona, y ahora es puntero Delfín. Es decir, los mejores jugadores del torneo están en el llano. Por tanto, en mi opinión, Ecuador perdió la fortaleza en la parte física que tuvo antes. Aún así, quiero aclarar que hicimos debutar a muchos de altura, como los del Independiente, pero después se fueron al exterior y perdimos la ventaja. Últimamente vinieron el Loco Cortez, Estrada, Cifuente, Cevallos, el Choclo…

¿Sin usted ya en el cuerpo técnico, cree que Ecuador puede clasificar?

No lo sé. Yo por supuesto que tenía mucha confianza porque teníamos que enfrentar a dos rivales (Chile y Argentina) a los que habíamos ganado jugando muy bien. Con esos jugadores que saben lo que es ganar a esos rivales, con la experiencia y la confianza que eso les generó, se les podía volver a ganar. Ahora no lo sé.

¿Si en la última fecha Ecuador y Argentina se juegan un mano a mano por clasificar, con quién iría?

Yo le dije a mi familia que íbamos a clasificar ganando en la última fecha a Argentina. Era posible y sigue siéndolo. En ese caso voy a alentar a muerte a todos los jugadores que estén convocados que hayan sido parte de mi proceso. A muerte con ellos. Luego, ojalá que clasifiquen los dos, porque como argentino sería el tipo más feliz del mundo.

En lo personal, comenta que tiene ofertas. ¿Ya tiene decidido dónde ir?

Tengo opciones, mi nombre se está manejando en varios equipos (San Lorenzo y Estudiantes de la Plata), también en Medio Oriente y en México. Pero mi idea es esperar hasta diciembre, no aceptar de forma apresurada, sino estar tranquilo unos meses porque llevo 12 años y medio sin parar. Sería muy bueno para mí y para mi familia tomarme un par de meses de descanso.

¿Volvería a entrenar en Ecuador?

Yo no tengo ningún problema con Ecuador. No creo que he fallado a nadie, solo voy a defender mis derechos por una acción que ha iniciado la Federación, en este caso, por decisión del presidente. Pero estoy agradecido con toda la gente de Guayaquil, y con la hinchada de Emelec, porque cada vez que me encuentro con alguno en la calle me hacen acordar de los logros y objetivos que logramos.

Fuente: Extra

Most from this category