Las peleas de los barras bravas (hooligans) son consideradas un mal en el fútbol mundial, sin embargo un político ruso de nombre Duma Igor Lebedev, propone legalizar estas grescas y convertirlas en un deporte.

Los aficionados rusos hicieron noticia al protagonizar destrozos durante la pasada Euro 2016 y han prometido que el próximo Mundial será muy violento.

Según el diputado legalizar estas peleas reduciría la violencia, y permitiría canalizar la agresividad en una dirección pacífica.

El deporte sería bautizado como “Draka” que significa pelea en ruso y se propone 20 combatientes por cada equipo.

Los combatientes estarán desarmados y la pelea será en un estadio cerrado.

Fuente: Estadio

Most from this category