Pancho Cevallos: “A Papá Noel le pedí la estrella 16”

El 1 de octubre de 2015, a Barcelona llegó un nuevo presidente, un nombre que dio muchas alegrías dentro de la cancha. Dos años más tarde, Cevallos logró lo que en 19 nadie pudo, ganar un torneo local y la temporada siguiente, además de mantener una gran base de futbolistas, estacionar el nombre del Ídolo entre los grandes del continente. EXPRESO visitó a la familia Cevallos-Henríquez y para Navidad piden armonía para el país y la estrella 16 para los toreros.

-Una palabra para describir la temporada 2017.

-Buena. Creo que en términos generales, buena. Volvimos luego de 19 años al lugar donde nos enamoró Barcelona. A estar en la élite del fútbol internacional, todo el mundo lo nombra. Ganarle a grandes equipos de talla mundial habla del crecimiento futbolístico internacional y jerarquía que tiene el plantel.

-¿Es un fracaso el no clasificar a la Copa Libertadores?

-Como se dio todo, nos duele mucho, pero no lo llamo fracaso. Teníamos todas la condiciones, pese a muchas adversidades, la doble competencia en copa, jugadores suspendidos, los lesionados, las suspensiones, pese a todo tuvimos hasta la última fecha posibilidades para clasificar, en nuestra casa, con nuestra gente, lastimosamente nos tocó una dura derrota que nos deja sin Copa.

-¿Ser semifinalista de la Copa en 2017 los obliga a ir por la corona de la Sudamericana?

-El integrante de Barcelona tiene que pensar siempre en ganar, sea amistoso, o cualquier copa. Apuntalaremos un buen plantel y pensaremos en llegar a una final y ganarla.

-¿Por qué en Copa eran una máquina de precisión, en campeonato, todo lo contrario?

-En algunos partidos, en otros fuimos superiores y nos derrotaron injustamente. Las adversidades no son excusas, salir de local tres fechas fuera del Monumental, no tuvimos certeza en el final. Siendo futbolista uno inconscientemente se entusiasma más en la copa que en el campeonato, allí a veces uno se distrae por la competencia internacional, a veces pasa.

-Cómo fue su última charla con el plantel?

-Previo al duelo con Macará hicimos una comida, desearles lo mejor y después con el dolor que se refleja en un camerino que nos enseña una experiencia más de jugar con el cuchillo entre los dientes y todo el mundo nos quiere ganar. Esto nos enseña a estar siempre atentos, lastimosamente no se pudo, estaremos siempre pendientes de aquellos que tengan hambre de gloria y jerarquía para aportar al club.

-¿Qué extraña del José Francisco Cevallos fuera de la dirigencia deportiva y gobernación?

-Más tiempo con la familia, por eso trato los fines de semana dedicarle todo el tiempo a ellos. Porque de lunes a viernes, de 06:30 a 23:00 estamos siempre en ambas actividades. Pero gracias a ellos que me respaldan y respetan los horarios. Básicamente quiero decirles que los quiero mucho y me tienen orgulloso.

-Qué es más difícil, mantener a la hinchada de Barcelona contenta o a los ciudadanos.

-(ríe) Ambos, en el campo de la seguridad tengo que trabajar con la Policía Nacional, las FF.AA., agentes de tránsito, de la mano para llevar tranquilidad a los ciudadanos y a Barcelona el triunfo, no te permite perder, eso lo conocí como jugador y por eso arriesgamos en la dirigencia deportiva porque estamos convencidos de que trabajando responsablemente y honestamente podemos darle alegría a los hinchas.

-La gesta en Libertadores….

-Emocionado. Estar en la élite. Barcelona nos enamoró con esto, y hace muchos años no teníamos una participación así de importante. Nos compromete a seguir en esa senda.

-Pensó que en tan corto plazo podrían lograr algo así.

-Primer año campeón, segundo año semis, y con la bendición de Dios cuando se trabaja honestamente se dan los resultados. La idea es recuperar el Coloso de América como le decimos cariñosamente y en dos años ya nos codeamos con los mejores del continente. Siempre tiene que ser así.

-¿Hay un conflicto interno? Se especula de una división entre jugadores y DT.

-Para nada. En Barcelona siempre ha pasado eso. Cuando no se dan los resultados se dice que no lo quieren al técnico, no se llevan los jugadores, siempre se busca alguna causa anormal para justificar un mal resultado. Hoy son una familia, se respetan, se apoyan, a veces se exige por dar un poco más.

-¿Está conforme con Guillermo Almada?

-Es espectacular, un gran entrenador, un tremendo profesional. Mire lo profesional que es, cuando falleció su señora madre y no fue estaba en el entrenamiento, le decíamos que vaya y nos decía que estaba en la obligación de Barcelona.

-¿Qué clubes o selecciones han lanzado propuestas por el DT?

-Varios. Eso hay que ponderar, lo vinieron a buscar en medio de Copa Libertadores de América, Europa y Asia. Pero él dijo que se quedaba aquí, le duplicaban el contrato que tiene en el club, tenía un compromiso profesional con nosotros y se encariñó con el club y la hinchada. Estamos orgullosos por tener el cuerpo técnico que tenemos.

-¿Qué le ha pedido Almada para potenciar al equipo?

-Todas las semanas hemos hablado. Hay una limitante económica y como hemos manifestado, si no se va nadie, no vamos a comprar a alguien. Se fue José Ayoví y buscamos su reemplazo, no estamos para grandes inversiones o compras. En varios puestos vemos la posibilidad de rejuvenecerse sin descuidar la experiencia que es clave dentro y fuera de la cancha. Hay un par de puestos que queremos fortalecer con gente más joven.

Cevallos prometió a su familia que al culminar su ciclo en Barcelona dejará el mando. “Familiarmente tengo el compromiso y permiso de ellos de estar solo cuatro años”.

-¿Sigue la puja por traer a su hijo al club?

-Ahí está, (ríe), es el regalo familiar, como dirigente creo que es un gran jugador que cualquier equipo le gustaría tener; como padre la aspiración de tenerlo en el plantel y disfrutarlo como dirigente y padre, donde jugué muchos años.

-Álvez y Díaz, ¿se quedan?

-Yo no aspiro a que se vayan, son fundamentales y han triunfado en el equipo; no ha llegado una propuesta formal por ninguno, como sí hubo del Necaxa el año anterior. Contamos con ellos para el 2018.

-Dos nombres: Roberto Garcés y Roberto Ordóñez

-Buenos jugadores, sí se ha mencionado la posibilidad, pero no se concreta nada, porque cuestan dinero y como lo he dicho, si no vendemos a nadie no tendremos cómo comprar, no vamos a crear un hueco económico.

-¿Han intentado hacer gestiones para repatriar a Arroyo?

-Es una ilusión del hincha, del dirigente, del socio, pero cuesta. Por ahora ni preguntamos, porque en América, hablando de proyecciones económicas, menos México y Brasil, estamos todos casi iguales. Pero Brasil es un 4 a1 en salarios versus Ecuador.

-¿Se va Mario Pineida?

Mario habló con nosotros, y nos explicó que tenía un problema familiar con la esposa y quería ver la posibilidad de irse a Quito; nosotros contamos con él, es un jugador hecho para Barcelona, Tiene dos años más de contrato, así que tendrá que presentarse a la pretemporada, salvo que venga una propuesta descomunal del medio local, que lo dudo.

-¿Cuánto se ha pagado de la deuda total?

-$ 9 millones de $ 32 millones que dio la auditoría. En estos 24 meses que quedan queremos reducir lo que más podamos. La idea era pagar 3 millones por año, hemos logrado que sea 4,5. No estamos haciendo locuras, todo está solventado, no queremos dejarle deudas al plantel como otros dirigentes.

-El presupuesto para 2018.

-20 millones, que incluye pago de deudas, el plantel de 12 millones, formativas, pagos administrativos y otros.

-Lo más feliz de este 2017

– clasificar en penales con Palmeiras. Fue muy emotivo, ahí nos dimos cuenta de qué estábamos hechos.

-El más triste de 2017

-Dos momentos: con Delfín en la primera etapa que nos dejaba sin final y con Macará que nos dejó fuera de la Libertadores.

-Para 2018, la Sudamericana o el campeonato nacional?

-Si hay que escoger, campeonato local, pero creo que se puede planificar para ambos.

-¿Qué le pidió a Papá Noel?

-La estrella 16 en lo deportivo, después que le dé mucha salud a mi familia y a todo nuestro país, que se viva con mucho amor y sin rencor.

Fuente: Expreso