“No fui violada ni fui abusada”

Palabras de Cintia Jimenez quien además ratificó la denuncia por violencia de género. Los detalles del caso que conmociona al mundo xeneize.

Desde el martes último, su vida cambió por completo por la notoriedad que logró al denunciar a los futbolistas colombianos de BocaEdwin Cardona y Wilmar Barrios. Tras declarar por espacio de 11 horas ante la Justicia, Cintia Jiménez afirmó que no fue amenazada como se había dicho en un primer momento, aunque reconoció que en la escena había armas blancas.

Tras advertir que “no soy prostituta ni bailarina”, la mujer habló de lo sucedido. “Mi verdad se la di a la jueza. A mí nadie me violó y eso lo quiero recontra aclarar. En ningún momento denuncié abuso sexual, ni violación”, narró a C5N.

Enseguida aclaró: “Lo único que fui a denunciar fueron malos tratos. Los audios que tengo son pidiéndome disculpas por los maltratos. Lo demás, lo que haya hecho o dicho Cathy (N. de la R.: la otra chica que estuvo la noche del domingo con los futbolistas denunciados), no me incumbe y no voy a opinar de lo que ella dijo o declaró porque yo no tengo nada que ver con eso”.

Ante una repregunta sobre si existió contacto carnal, Cintia reiteró: “Lo único que aclaro es que yo no fui violada ni fui abusada ni nada de eso. Sí fui maltratada, fui golpeada, sí. Y tengo las pruebas y los audios. Y eso se va a ver con el tiempo y cuando la jueza lo ordene”.

Una situación semejante provoca angustia y desesperación. Eso se vio reflejado en el instante en que la chica culminó su declaración y se retiró con signos de abatimiento. “Estas cosas repercuten en todo. Debí salir con el SAME. Me empecé a descomponer después de 11 horas de declarar y viendo todas las cámaras afuera. Y lo está sufriendo mi bebé (N. de la R.: está embarazada). Si fuera por mí nada más, yo no tengo problemas. Pero está repercutiendo en mi bebé y en mis dos hijas, que son dos menores en edad escolar”.

Con respecto a las armas blancas que dijo haber visto en el lugar, comentó: “A mí no me amenazaron con cuchillas, pero había y eso me asustó. Pero en ningún momento dije que me pusieron la cuchilla en el cuello, ni que me amenazaron. Eso, para nada”.

Asimismo, desmintió a quienes la tildaron de chica de vida fácil. “En ningún momento quisimos hacer un arreglo de plata, de prostitutas ni bailarinas. No soy nada de esas cosas que me están diciendo. Soy una madre de familia, ama de casa, vivo como puedo. Vendo ropa, vendo cosméticos, hago lo que puedo de mi vida. Entonces que esta mierda me ensucie así, se va al carajo”.

Vale la aclaración
Las mujeres “no necesitan llevar pruebas para radicar una denuncia por violencia de género”, recordó la coordinadora de equipos móviles para la atención de víctimas de violencia sexual y familiar del Ministerio de Justicia, Paola Rovediello, al reflexionar sobre las derivaciones del caso de Edwin Cardona y Wilmar Barrios.

Al mismo tiempo acotó que la aceptación de algún tipo de retribución económica del agresor “no le quita validez a la denuncia”.

Fuente: Don Balón