‘Mi patrocinador oficial es Dios’

Humildad es una de las cualidades que caracterizan a la joven promesa ecuatoriana Bryan Cabezas, quien, a pesar del gran momento que atraviesa con la Selección nacional y su traspaso a Italia, mantiene tranquilidad.

El goleador de la ‘Tri’ la está rompiendo en el torneo Sudamericano Sub 20, que finaliza hoy, cuando disputen el título ante Uruguay y el pase al Mundial de Corea del Sur.

Este sería un gran logro para el futbolista de 19 de años de edad, quien el año pasado se consagró vicecampeón de la Copa Libertadores, con su explantel Independiente del Valle.

El actual jugador del Atalanta, del Calcio italiano, prefiere ir paso a paso en la vida y no enaltecerse por las metas ya logradas, ya que lo primordial es aportar en cada camiseta que viste.

El quevedeño indicó que la clasificación depende de ellos mismos. Además señala que se siente orgulloso de formar parte del combinado Patrio. “Ellos (seleccionados) para mí son como una familia”, dice.

Destacó que la Selección está enfocada en ser campeones del sudamericano y él, como meta personal, ser el goleador. El ‘Mister Bryan’ confesó que existen nervios, pero lo están manejando bien, ya que “si haces algo, tienes que hacerlo bien, trabajando mucho y esforzándote en cada entrenamiento, el resto puedes sobrellevarlo”.

En caso de ir al Mundial se lo dedicará a Dios y a su familia por el apoyo. “Dios es mi patrocinador oficial. También a todo el pueblo ecuatoriano que necesita una alegría, será para ellos con todo el corazón”.

Su madre, Carmen Segura, es su debilidad, por lo que en el encuentro pasado, ante Colombia, lució un escrito en su camiseta que decía te amo mamá. “Es algo espectacular e inexplicable, es de los pilares de mi vida”, cuenta.

Su progenitora posteó en Facebook que “me enorgullece saber que te están saliendo las cosas bien, ya eres un grande en tu equipo y en mi corazón, te amo mi cielo”.

Jean Cabezas, hermano de Bryan, contó que fue Carmen mismo quien pintó a ambos el pelo rubio. Así mismo comentó que a su hermano le encanta mucho el verde y lo acompaña en cada comida, cada vez que viene, ya que en Italia vive solo.

En un principio le gustaba el atletismo, incluso ganó en una competencia, pero al ver al Nacional de Quevedo, decidió cambiar de disciplina. Ahora ya es un destacado jugador y en el play le gusta el FIFA.

Fuente: La Hora