“Me inicié como empresario y después pasé al fútbol”

Aunque en el país se lo involucra con el balompié por ser presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, su vida está muy emparentada con las empresas.

Luis Villacís Naranjo viene de una familia de comerciantes. Su padre Luis Villacís Romero fundó, hace 50 años, una compañía dedicada a la comercialización de productos básicos nacionales. Luego incursionó en la importación de conservas y licores.

Ya graduado en el colegio San José La Salle, estudió en la Escuela Superior Politécnica del Litoral en donde se graduó de ingeniero mecánico. Luego fue a estudiar Administración de Empresas en Estados Unidos.

Fue profesor de estadísticas en la Universidad de Guayaquil y de Mecánica Hidráulica en la Universidad Católica.

Aunque las nuevas generaciones lo vinculan con el fútbol, usted antes de ello se dedicó a las empresas de su familia.

Empezamos como importadores de muchos artículos para el hogar pero luego cuando se puso prohibiciones decidimos cambiar de línea. Ingresamos a importar materiales industriales, ferretería liviana. Fue un cambio nada más.

Cuando llegó el boom camaronero, hace unos 25 años, incursionamos con una empresa familiar, en la importación de camarones. Construimos la planta empacadora  Calvi. Son las dos actividades comerciales que tengo.

¿Y cómo ingresa al mundo del fútbol?

Primero fui vicepresidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, presidente de la Asociación Nacional de Ferreteros, incluso fui  presidente de la Cepol, un centro de enseñanzas que se encarga de impulsar a los mejores egresados de la Espol.

Hace más de 20 años compré a un equipo de segunda categoría llamado Boca Junior. Decidí armar un equipo fuerte que se llamó Calvi y que el año de su debut fue campeón de Asoguayas.

Formamos la primera escuela de fútbol del país. Teníamos la única cancha cubierta de arcilla y cuando llovía se podía entrenar, traíamos técnicos extranjeros. De Calvi salieron varios jugadores, uno de ellos fue Nicolás Asencio.

Fuimos un equipo sensación en formación de jugadores.

¿Es hincha de un equipo ecuatoriano?

Soy hincha de todos los equipos. El cargo que tengo no me permite decir hincha de qué equipo soy.

 ¿Ahora está dedicado al fútbol?

El dirigente de fútbol debe vivir para ello y no servirse de la actividad.

Si uno vive para el fútbol debe poner tiempo, dinero y persona. Yo, que maneje un equipo, viví para el fútbol. Si jugaban en Quito, Calvi viajaba en avión, jamás lo hizo en carro. Un día les dije: muchachos aquí no van a ganar mucho pero van a cobrar quincena y fin de mes. Siempre hay que diferenciar del presidente que ha vivido para el fútbol y el que ha vivido del fútbol.

El hincha es resultadista. Poco le importan los procesos y es sacrificio dirigencial. ¿Qué está haciendo para clasificar al Mundial?

La Federación lo da todo. Tenemos dos médicos, antes teníamos uno. Ahora hay 2 fisioterapeutas. Le damos todas las facilidades, pero la dirigencia tiene un límite porque no somos quienes entramos a la cancha. Tenemos  4 batallas que se vienen frente a Brasil, Perú, Chile y Argentina.

Yo tengo fe, confío en el cuerpo técnico y los jugadores.

Mi obligación es darles todas las facilidades. Si en mi empresa el jefe de ventas dice que necesita 10 vendedores más para mejorar las ventas, se los contrato.

Fuente: Eltelegrafo.com.ec