Las razones de Zidane para no fichar en invierno

El Real Madrid ha cerrado un nuevo mercado de invierno (y ya van tres consecutivos por voluntad propia o imposibilitado por la sanción de la FIFA) sin realizar ningún fichaje. Tampoco ha habido salidas, por lo que el conjunto blanco afrontará la parte final de la temporada con los mismos 23 jugadores que comenzaron la campaña.

Una ausencia de ejecución, que no de movimientos, en la que ha tenido una influencia importante la opinión de Zinedine Zidane. El técnico no ha dudado en manifestar que está satisfecho con la plantilla que tiene y que su deseo era mantenerla tal cual. Se lo ha hecho saber a Florentino Pérez y lo ha proclamado públicamente también en diferentes intervenciones en rueda de prensa.

“Estamos bien con la plantilla que tenemos, amplia y de calidad”. “Me quedo con mis jugadores”. “No quiero que ningún jugador salga”. “De momento no quiero cambios, estoy contento con mi plantilla”. “Necesito a todos, hasta el final”. Son frases que ha pronunciado el francés. Con su posición, Zidane ha querido enviar un gesto de respaldo y confianza a la plantilla para mantener el compromiso y la cohesión en el vestuario. Uno de los destinatarios ha sido Keylor Navas. El culebró de la portería ha sido todo un paradigma. El club blanco tenía muy avanzado y prácticamente cerrado el fichaje de Kepa Arrizabalaga, que tenía firmado su contrato y llegó a acudir a Madrid para pasar reconocimiento médico. Sin embargo, el apoyo del entrenador al portero costarricense fue férreo: “No necesito un portero, ahora no necesito un portero”, decía Zidane cuando la llegada del cancerbero del Athletic parecía inminente.

La idea del técnico se ha basado en no fichar si el mercado no planteaba la oportunidad de conseguir algún jugador que mejorase la actual plantilla. Y la inflación de precios en el mercado no ofrecía nada a un precio razonable. Además, la estabilidad en la plantilla permite mantener la paz interna en un vestuario a cuyos jugadores Zidane ha defendido a capa y espada incluso en los peores momentos. Una tranquilidad que supone una baza para el Real Madrid a quince días de un duelo decisivo en Champions contra un PSG donde los sobresaltos son recurrentes…

Fuente: AS.com