LA VOLPE, un técnico cargado de polémica

Ricardo La Volpe está en la mira de la Federación Ecuatoriana de Fútbol para asumir a la selección.

El argentino ya tiene experiencia al frente de combinados nacionales. Dirigió a México desde 2002, en un proceso que terminó tras la eliminación en octavos de final de la Copa del Mundo de 2006. También estuvo al frente de Costa Rica, durante dos años.

Además, 12 equipos de México y Argentina, desde 1983, se suman a su hoja de vida.

La Volpe, sin embargo, tiene un lado muy particular. Su carrera está llena de capítulos polémicos, principalmente por los cruces verbales, y sobre todo, porque en varias ocasiones fue señalado por su mala relación con los jugadores.

También fue denunciado por acoso sexual, en 2014, por una empleada del Chivas. La justicia lo declaró inocente.

Cuando fue seleccionador de México, se peleó con dos figuras de ese país: Hugo Sánchez y Cuauhtémoc Blanco.

Al primero lo tildó de envidioso. Fue en respuesta a que Sánchez lo calificó de “amargado y frustrado, que no sabe manejar a jugadores figura”.

Al segundo no lo llevó al Mundial de 2006. La relación entre los dos se dañó desde que coincidieron en el América. Blanco le protestó por el trato hacia los jugadores.

El chileno Eduardo Arancibia coincidió con la versión de Blanco. Él fue dirigido por La Volpe en el Atlas y recuerda que “siempre fue falto de respeto con todo el plantel”.

Arancibia dijo a El Gráfico de Chile, hace dos meses, que “es una persona cerrada, no podías hablar con él porque siempre tenía la razón. Él como técnico es un genio, pero en el manejo de grupo es malo”.

La Volpe se mostró satisfecho con la posibilidad de dirigir a Ecuador. Dijo que su objetivo principal sería que el equipo trascienda y buscaría ganar una Copa América.

Dentro de los planes de la Ecuafútbol está que Álex Aguinaga sea el asistente.

Y el ‘Güero’ ya aclaró que tiene una buena relación con La Volpe. Aunque, aceptó la fama por su carácter. “Se habla de que era irascible y se enojaba fácilmente. Había veces que trabajaba tres horas en un entrenamiento y si no le gustaba, seguía”, concluyó Aguinaga en Área Deportiva.

Fuente: Expreso