La Copa Libertadores nutre la economía de Barcelona SC

En enero de este año Barcelona SC vendió los derechos deportivos de Anderson Ordóñez al fútbol alemán. La negociación le dejó al club más de USD 1 millón. Fue el único jugador titular que dejó la plantilla tras el campeonato alcanzado en el 2016.

También intentaron vender al uruguayo Jonathan Álvez, al Necaxa de México, pero la negociación se truncó. El pase del delantero se había valorado en USD 2 millones.

Con el dinero que resultó de la venta de Ordóñez, además del aporte presupuestario del club, los directivos contrataron a 10 futbolistas para reforzar a la plantilla, de cara a la doble competencia. Con un presupuesto superior a los USD 15 millones, los amarillos apuntan a destacarse en la Copa Libertadores.

Los ingresos del torneo sudamericano son vitales para las arcas del club, que maneja un déficit que supera los USD 24 millones. Por eso, la directiva y el cuerpo técnico le dieron prioridad a esta competencia, durante el primer semestre del año.

“Ganar la Copa es un sueño que queremos cumplir. No solo por lo económico, sino también por el prestigio que retomaría el club”, dijo el presidente José Francisco Cevallos, en una conferencia de prensa, en Guayaquil.

La fase de grupos de la Libertadores entrega USD 1,35 millones en total, por los tres partidos que disputan los clubes en condición de visitante. Ese dinero le sirvió a los amarillos para honrar las deudas que arrastraban con exjugadores y empleados.

Los canarios se midieron con el Palmeiras, uno de los clubes más poderosos de esta edición. Los brasileños cuentan con una plantilla valorada en USD 72,1 millones, según Transfermarkt.com.

Fuente: El Comercio