Insúa – Alfaro Moreno: ¡Volver al futuro en la cancha!

Cree en la reencarnación, dirá que no, pero hay una reencarnación deportiva que sí está dando los frutos en Ecuador. Si no nos cree, vea las fotos. Cuando el argentino Rubén Darío Insúa actuaba como jugador en los últimos partidos con Barcelona, en 1994, nacía Robertino Insúa, luego el Poeta se fue al Deportivo Cali. Dos años después Carlos Alfaro Moreno pedía permiso a los directivos canarios para ir a ver a Gonzaloque nacía en 1996 en Buenos Aires.

Los hijos de los exjugadores nacieron y crecieron respirando el ambiente de Barcelona, tanto en su país o con sus padres.

En el 2002 EXTRA unió a Insúa como entrenador y Alfaro en sus últimos partidos como futbolista en la redacción y 16 años después sus vástagos repiten la foto como jugadores del equipo amarillo.

Gonzalo es delantero y Robertino volante igual que su padre, el primero va por su segundo año e Insúa fue inscrito como el cuarto extranjero, ambos esperan el llamado del DT Guillermo Almada, por ahora entrenan con Toreros que es el elenco filial de Barcelona.

Una vida

De pequeño a Insúa la imagen que no la olvida es cuando fue campeón en 1997. “Nací con Barcelona, de chico he vivido mucho tiempo en Guayaquil, me gusta la ciudad, el calor, la disfruto al máximo, pero hay imágenes que se quedan para siempre. La de la foto cuando salgo en los brazos de mi papá saludando como figura, es para nunca olvidar”, expresa el chico que hizo las menores en San Lorenzo de Almagro y juega en el mismo lugar que su padre.

“Soy un volante de enganche, ese es mi puesto, no puedo decir cómo juego, tienen que verme”, manifiesta el jugador que cumplía 24 años justo el día de la entrevista con EXTRA.

Gonzalo en cambio juega de nueve: “Mi papá era un puntero definido, en cambio lo mío es por medio del ataque, soy un nueve”, señala Alfaro Moreno que tuvo un paso por el Extremadura de España.

Insúa y Gonzalo recuerdan que cuando eran chicos sus padres hablaban mucho de Barcelona, pero que debido a las distancias no pudieron compartir tanto, pero en estos últimos años la relación de amistad se ha hecho fuerte.

Pesa o no pesa

Insúa y Alfaro Moreno hicieron una historia fuerte en Barcelona, Robertino y Gonzalo saben que su apellido pesa, pero que eso a veces puede ser perjudicial a la hora de criticar. “Yo me dedicó a lo mío, que es jugar, claro que vienen las comparaciones y hay quienes hasta pueden criticarme, pero sé lo que soy yo y lo que debo de hacer en la cancha. Ahora con las redes sociales se puede decir mucho, pero hay que trabajar nada más”, manifiesta Insúa, además señala que sabe cuánto lo quieren a su viejo, debido a que él se ganó ese respeto en la cancha. “Aquí él (papá) ganó muchas cosas, la hinchada lo quiere mucho, soy testigo de ese cariño que le tienen. Dicen que tengo el carácter de él para jugar. Yo no lo vi, pero siempre veo los vídeos de él”.

Alfaro Moreno ya sabe cómo es el ambiente en Ecuador y sobre los ‘análisis’ que les pueden hacer por tener el apellido de grandes exjugadores, Gonzalo dice: “hay que ver de parte de quién viene la crítica. Si se trata de alguien que sabe de fútbol, hay que escuchar, pero si la dice alguien por hacer daño, a eso no se le hace caso”, expresa el hijo del Beto.

La espera

Los dos están en el equipo de reserva y serán parte de Toreros que jugará en la segunda categoría delGuayas, pero el sueño es poder escuchar esta frase “Muchachos mañana tienen que ir a entrenar en el equipo de primera con Almada”, Alfaro ya la escuchó el año pasado cuando debutó en el equipo principal e Insúa dice que espera que sea lo más pronto.

“Uno trabaja para llegar al elenco principal, pero esto es paso a paso. Hay que entrenar para que ese momento llegue, yo lo sueño, porque he vivido la carrera de mi papá con Barcelona” dice Insúa.

Alfaro Moreno ya sabe lo que es poder estar en el Monumental. “Lo del año pasado fue lindo, pero ahora toca seguir entrenando con todo, estar concentrado en todos los trabajos. Espero que me pueden llamar lo más pronto”, expresa Gonzalo que estuvo seis meses con el Extremadura de España.

Caso único

Se quedan mirando cuando analizan cómo se dieron las cosas para unirse en Barcelona y viendo la foto que hicieron sus padres en EXTRA en el 2002, se ríen. Insúa al momento de hablar es como el padre, pausado. Alfaro Moreno igual de expresivo a la hora de las entrevistas.

“Esa es una foto que dice muchas cosas, verlo a mi viejo con Alfaro Moreno, mucha historia, mucho fútbol”, explica Robertino, mientras que Gonzalo dice que le impactó la gráfica. “Aquí lo único que se puede es darle gracias a Dios, poder hacer la foto los hijos, fuera del país donde nacieron, y ahora en el equipo que sus padres jugaron, es algo increíble, solo ser agradecido con Dios y el país que nos abrió las puertas ahora a nosotros y antes a nuestros viejos”, manifiesta Alfaro Moreno.

Fuente: Extra