0 Compartidas 3 Vistas

Estricto control de seguridad marcó la jornada

febrero 13, 2017
3 Views

Hinchas de la Sur Oscura de Jipijapa, llamada también Los del Norte, y Picoazá (Portoviejo) llegaron ayer a los exteriores del estadio Reales Tamarindos. Desde ahí escucharon por radio y miraban en sus teléfonos el partido, que adentro se jugaba entre Delfín y Barcelona.

A pocos pasos del ingreso, Juan Suárez lamentó no ver el partido en directo. “Nosotros aquí en Manabí no somos problemáticos, somos tranquilos. Sugiero a nivel nacional que esta barra se porte bien”. Su coterráneo Júnior Palma dijo  que la situación es difícil, por ello el sábado en la noche estuvieron en el hotel Oro Verde, donde se hospedó la escuadra ‘torera’, para apoyarla. “Debe haber una reunión a nivel nacional con la dirigencia para evitar que se repita lo sucedido la semana pasada”.

Al escenario solo llegaron unos 1.200 aficionados de ambos elencos. Para el hincha Silvio Chávez las entradas estuvieron caras. Destacó que es bueno que haya un estricto control de seguridad en los estadios como ayer.

Los distintos servicios de la Policía colaboraron hasta pasadas las 17:00. El subteniente Joffre Sanmartín indicó que se revisó a los hinchas para evitar ingreso de objetos, sin haber novedades. También hubo tres fiscales en graderíos.

Fuente: El Telégrafo

Most from this category