El torneo de vuelta a la cabeza

La pasión por el fútbol vuelve hoy a las canchas ecuatorianas en lo que será una nueva edición del campeonato ecuatoriano de fútbol. Se acabó el silencio en las gradas y este será reemplazado por la algarabía de millones de fanáticos que inician una nueva aventura que durará once meses junto con el conjunto de sus amores.

Barcelona tendrá la misión de defender el título, para ello ha mantenido la mayoría de su plantilla y ha incorporado jóvenes valores con la meta de obtener el bicampeonato.

Uno de los mayores rivales que tendrá el Ídolo en sus aspiraciones será su hermano del Astillero, Emelec, elenco que luego de una renovación busca dar otra vuelta olímpica.

Guayas también tendrá en River Ecuador uno de sus representantes. La ‘Fuerza Roja’ se prepara para afrontar su tercera temporada en el fútbol grande con la meta de llegar a copas internacionales.

Los clubes de Pichincha querrán terminar con cinco años de sequía en títulos, es por eso que Liga de Quito renovó su banquillo, todo con el fin de brillar en la competencia y ser campeón.

Si los albos cambiaron de técnico, caso contrario es el de El Nacional, que apuesta a la continuidad de su estratega para recuperar la gloria que lo hizo celebrar en tiempos de antaño dos tricampeonatos.

Al hablar de procesos un claro ejemplo es el de la Universidad Católica, equipo que apuesta por octavo año consecutivo al mismo comando técnico y luego de clasificar a varios torneos internacionales quiere dar el golpe de autoridad.

El joven, pero no por eso inexperimentado Independiente del Valle, asume este nuevo año con la renovación casi total de su plantilla, debido a la salida de los jugadores que escribieron una página histórica al alcanzar la final de la Copa Libertadores de América.

El debutante Clan Juvenil es otro de los representantes pichinchanos que luego de ganar su derecho a participar en la Serie A quiere ser sorpresa.

Azuay tiene a su clásico elenco, el Deportivo Cuenca, club que con el apoyo incondicional de su hinchada nuevamente espera ser uno de los animadores con el indiscutible sello que lo ha caracterizado en los últimos años: su alto porcentaje de efectividad en condición de visitante.

Delfín, escuadra manabita, luego de salvarse del descenso el año anterior, quiere olvidarse de las urgencias y pelear arriba. Similar es el objetivo de Fuerza Amarilla, representativo machaleño que ha retocado su plantilla para superar lo hecho la temporada pasada.

El fútbol tungurahuense recupera una plaza con el ascenso de Macará, que centra sus aspiraciones en volver a ese equipo que daba lucha a los más poderosos. Todo listo, que empiece a rodar el balón.

Los premios: El campeón y vicecampeón, al igual que el tercero y cuarto en la acumulada, van a Libertadores. Del cuarto al séptimo a Sudamericana; el octavo define un cupo a ese torneo con el primero de la Serie B.

Histórico: Barcelona, con 15 cetros, es el equipo que más veces ha sido campeón del torneo ecuatoriano, le sigue Emelec y El Nacional, escuadras que han logrado 13 coronas cada uno.

Fuente: Expreso