El mate de Almada

Del entrenador del Barcelona, Guillermo Almada, se ha dicho todo futbolísticamente. Desde su forma de jugar, hasta su don de gentes, sin olvidar el carácter que maneja cuando está en el partido. Las únicas cosas que han pasado desapercibidas son su labor social, la cual realiza con discreción, unas pulseras que le regaló su mujer y su matecito.

Pocos saben que tiene un bolso que es su compañero todos los días, desde que sale de su casa en la vía Samborondón, hasta que regresa después de entrenar. Solo se despega de él a la hora de ingresar a la cancha, ya que el resto del tiempo lo tiene a su lado. Es donde lleva su mate, con bombilla, hierba y termo. Como buen uruguayo, este té no debe de faltar por nada.

la ruta del mate

EXTRA acompañó a Almada desde que se bajó del carro el pasado viernes, hasta dar la conferencia de prensa, para analizar sus gestos. Sale y comienza un ritual: coge el bolso, arregla el mate, ve que el termo está bien acomodado, ingiere un poco de mate y camina con unas cuatro libras de peso en su mano izquierda.

Llega a la sala de prensa del Monumental. Lo primero, buscarle lugar a su mate. Lo pone a un costado, y después de cada pregunta lo mira, si bien mientras habla con la prensa no bebe nada.

“El mate me acompaña desde que soy adolescente. No recuerdo de cuántos años, de eso no tengo estadísticas (risas). En Uruguay es una tradición, es algo que se traslada de los padres a los hijos y va de generación en generación. Ahora me tocará enseñarle a la beba y al que viene”, expresó Almada.

El entrenador hasta ofreció una clase de cómo preparar un buen , como si estuviera ante un pizarrón para indicar cómo va aplicar la presión alta en el próximo partido.

“La hierba la traigo desde Uruguay, aunque aquí también te la venden. Caliento el agua, pero a la hierba le echo agua fría para que no se queme. Luego se mezclan las dos aguas, porque tiene que estar algo tibia. Se deja que hinche la hierba, y vas tomando poco a poco. Hay que ir cebando (uniendo) el agua con la hierba, con cuidado de que el mate no se te lave (dañe) para que no pierda el gusto”, explica

El mate de Almada
El entrenador Guillermo Almada carga su inseparable mate, incluso cuando conduce le gusta tomarlo.

Almada, mientras señala la bombilla, una especie de sorbete de aluminio que sirve para ingerir el liquido caliente.

El estratega de Barcelona, en un momento relajado, disfruta mostrando una tradición de su querido Uruguay. Él, sigue con su explicación: “Con la bombilla vas dando vuelta de a poquito…”.

Almada toma esto desde que se levanta, pero solo hasta cuando llega a la casa al mediodía. En la tarde lo deja de lado, porque en la noche no le gusta realizarlo. “Nada de mate en la noche porque me desvelo y necesito descansar, aunque hay personas que lo toman todo el tiempo”.

¿cintas de la suerte?

Y mientras no hablamos de fútbol, es el momento indicado para que nos explique la cinta roja que usa. En Ecuador la creencia es que sirven para evitar las malas energías, pero Almada tiene una razón más terrenal: “La cinta roja me la dio mi señora y es una moda, nada más. Las verdaderas cábalas están en los entrenamientos y en que Dios nos ayude para que nadie se lesione. El resto son cosas que van relacionadas al fútbol”, expresa.

Aun así, sí mantiene una costumbre, como es la de no repetir la ropa durante los partidos, gracias a una marca uruguaya que lo viste desde hace años.

Tras la rueda de prensa, EXTRA acompaña de nuevo al técnico hasta el carro, en un trayecto de apenas unos metros pero en los que se demoró 20 minutos, atendiendo a multitud de fanáticos.

El mate de Almada
El mate es una bebida tradicional de Uruguay, Argentina y Paraguay.

Los infaltables de Almada

1. La pulsera

que se usa para alejar los malas vibras, aunque él dice que es una simple moda.

2. Bolso de cuero para portar todos los utensilios.

3. Termo con agua tibia.

4. La bombilla del mate.

Fuente: Extra