El Ídolo tropieza

Los pronósticos en favor del Ídolo eran mayoría. Pero Barcelona tuvo que venir de atrás para rescatar ayer un punto ante Clan Juvenil, club que está forjando sus primeras armas en la serie de privilegio del balompié nacional.

Erick Castillo anotó el gol salvador para los canarios.

Barcelona no pudo sostener el ritmo de juego. Sin complejos por la altura, tomó la iniciativa desde el pitazo de arranque. Apostó a salir por los costados. Mario Pineida fue el primero en pisar el área local. El lateral izquierdo cayó y la hinchada del cuadro guayaquileño que pintó de amarillo el primer escenario deportivo de Sangolquí pidió penal. El árbitro Diego Lara, que estaba cerca de la acción, dejó seguir la jugada.

Luego el turno fue para el ofensivo Ely Esterilla, quien desequilibró en las 18 yardas, pero a su remate le faltó fuerza y precisión.

El cuadro guayaquileño se fue apagando y perdió el control del compromiso. Después de la media hora de juego, le costaba tener una conexión clara entre los mediocampistas y los atacantes. Matías Oyola no aparecía en el juego ofensivo. El argentino-ecuatoriano se fue lesionado.

Ante la falta de abastecimiento, Erick Castillo se vio obligado a retroceder a su campo para tratar de entrar en contacto con la pelota. La actitud del joven delantero esmeraldeño, de 22 años, era reprobada por el técnico Guillermo Almada. El uruguayo le pedía con gritos que se vaya adelante.

Clan Juvenil, en cambio, respetó demasiado al rival. El DT Juan Carlos Garay puso muchas piernas para la contención en el medio campo. Solo dejó al imbabureño Luis Congo para el contragolpe.

Sin hacer mucho en la ofensiva, el equipo local tuvo dos oportunidades para abrir el marcador. En la primera, Congo no pudo sacar provecho de una mala salida del golero Máxima Banguera.

En la segunda, el atacante Johnny Baldeón, de 35 años, remató y el guardameta amarillo desvió la pelota.

La película se repitió en la complementaria con un Barcelona volcado al ataque. El poste le negó el gol a Caicedo.

Luego vino el gran susto para los canarios tras el gol del zaguero Luis Checa, exjugador de Barcelona.

Fuente: Expreso