El futuro de Bale está más lejos que nunca del Real Madrid

El tema es de mucha profundidad. Hablamos de la confección de la plantilla de la próxima temporada, para la que Florentino, después de varias campañas sin grandes incorporaciones ni dispendios, tiene pensado dar un giro radical comprando algún peso pesado del mercado. Pero ya saben el dicho: “Antes de entrar, dejen salir”.  Bale ya sabe que tiene muy difícil continuar en el Madrid si Zidane sigue en el banquillo la próxima temporada. El gesto del técnico en el partido ante el PSG del Bernabéu lo dijo todo. Bale ha dejado de ser intocable. No es un tema baladí. Ancelotti salió del Madrid, sin ir más lejos, por sacar a Bale del campo cuando se jugaba la Liga en Mestalla. El propio técnico italiano lo contó en su libro. Por tanto, el órdago de Zidane con el galés ante el PSG fue grande.

La actitud de Bale durante el partido ante el PSG lo dijo todo. Primero se le vio con mala cara en el banquillo, en el que llegó a bostezar impotente. Después, no estuvo muy rápido a la hora de quitarse en chándal para entrar al campo (los ayudantes de Zidane le apremiaban para que lo hiciera cuando tenía que entrar en el terreno de juego). Y, finalmente, no atendió a la llamada de Ramos al final del partido para agradecerle a la grada del Bernabéu el apoyo. Ni siquiera se giró ante el silbido del capitán, se sonó la nariz, y se fue al vestuario cabizbajo sin querer saber nada de lo que pasaba en el césped. Todo está contrastado en imágenes.

Bale, durante el pasado partido ante el PSG, nada contento.

Bale, que llegó al Madrid por 101 millones en el verano de 2013 (después de que se frustrara el fichaje de Neymar, que ya había pasado reconocimiento médico con el Madrid), está en su momento más bajo en el Madrid. Esta temporada ha jugado el 34% de los minutos posibles en el Real Madrid (1.254 de 3.600). Una cifra muy pobre a pesar de que cuando ha salido al campo, ha tenido buenas prestaciones: nueve goles y seis asistencias.

Más allá de esos datos, desde que Bale ha vuelto de su última lesión, Zidane no le ha dado confianza… O puede que sea el propio jugador galés el que no la tenga por temor a una nueva lesión. Después de ese regreso, el Madrid ha jugado once partidos. Bale sólo ha sido titular en seis de ellos… y no ha jugado ninguno completo.

Florentino Pérez se resistió el pasado verano a vender al galés a pesar de que Mourinho estaba diciendo abiertamente que quería incorporarlo. “Nos interesa, pero es el Madrid el que tiene que querer venderlo”. Y también metió presión el técnico portugués al propio Bale cuando se lo cruzó en el vestuario en un partido de pretemporada y le dijo: “Si no hablas, no puedo ficharte”. Que no saliera Bale tuvo una consecuencia importante: Mbappé (ahora 19 años, entonces, 18) decidió irse al PSG, donde tenía asegurada la titularidad. El tiempo ha quitado la razón a Florentino Pérez: Mbappé apunta a dominar, junto a Neymar, el fútbol mundialcuando Messi y Cristiano bajen el listón y Bale se sigue lesionando. Zidane le ha puesto la puntilla al galés: prefiere a Benzema antes que a Bale.