Desunión entre Barcelonistas

Comparte:

Cuando era niño (eso hace muchísimo) recuerdo que iba con mis amigos a ver el futbol en el Estadio Modelo, hoy llamado Alberto Spencer, y todo era alegría, fiesta y felicidad.  Eso más o menos se vivió el pasado 10 de Octubre del 2012 en la ciudad de Harrison, New Jersey USA.  Recordé aquellos días, cuando salía del colegio los miércoles por la noche, y junto con la gallada nos íbamos directamente al estadio a disfrutar de un partido de Copa Libertadores o del campeonato nacional.

Recordé aquellos días donde no había la barra del norte, del sur, este u oeste; la oscura o la clara.  Donde todos éramos barcelonistas y lo único que nos importaba era que nuestro equipo gane. Aquellos días en que dejaba de comer en el recreo y así poder comprar un boleto para en la general y apoyar al equipo de mis amores.  No había barras ni agrupaciones, porque todos éramos un puño unido que no se cansaba de alentar por el equipo.  Jamás pensábamos en querer agredir o matar a nadie simplemente porque era hincha de otro equipo.  O cuando iba al estadio Atahualpa a ver a mi Barcelona y me sentaba donde me daba la gana y gritaba los goles de mi equipo. Jamás ningún dirigente de El Nacional, Liga, D. Quito, América, U. Católica, etc. me pidió que me cambie de camiseta porque si tenía la amarilla no me podía sentar aquí o acá.

 

Desgraciadamente esta segregación no solamente está entre diferentes equipos sino también dentro de nosotros los barcelonistas.  No sé con certeza donde empieza esta división, pero me atrevería a especular que empieza cuando de una u otra forma se politiza al equipo.  Entra a la dirigencia gente que comienza a tratar a unos barcelonistas diferente que a otros y comenzamos a resentirnos entre nosotros y a formar grupitos o sectas.  Después que formamos nuestros grupos queremos que se nos escuche mas y queremos ser mas “bacanes” que nadie y comenzamos a aceptar en nuestro núcleo a gente que quizás en otras circunstancias no las hubiésemos aceptado.  A gente que tal vez ni siquiera es barcelonista y que trata de sacar provecho de alguna situación.  Creo que con esto de la internet la cosa se ha puesto peor, pues cualquier desadaptado social se esconde tras un pseudónimo cibernético para agredir e insultar a las personas.  Se esconden dentro de una barra y se hacen los machitos y los valientes y te insultan.  Pero les apuesto que estos “valientes” si se topan contigo cara a cara, agachan la cabeza y tratan de ni siquiera mirarte a los ojos.  

 

Este tipo de gente lo que hace es causar desunión entre gente que verdaderamente ama al club.  Es la típica persona ( por no llamarlo estiércol ) que busca el momento en que el club pierde un partido o tiene un desliz, para hacer daño y causar divisionismo.   Amigos barcelonistas no seamos este tipo de persona y sigamos apoyando al ídolo.  Sigamos apoyando a la institución llamada Barcelona Sporting Club.  Pero no solo de los dientes para afuera, sino de corazón. Empecemos haciéndonos socios y apoyando al club en lo que se pueda.   Recuerden que Barcelona nos necesita a todos, y la unión es la que hace la fuerza.  Unámonos a la causa de este club por el cual nos ha brindado momentos tan lindos y felices.  Regresemos a esa época donde todos éramos barcelonistas y lo demás no importaba.

 

¡Y que viva Barcelona!

 

Hugo Pontón

Primer socio de BSC en USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *