Ciudad en alerta amarilla

Existen distintos tipos de indicadores para determinar el nivel de una amenaza. La alerta verde delata la aparición de algún fenómeno, con mínimas posibilidades de que evolucione. Bajo peligro. La amarilla es cuando esa advertencia se vuelve inminente y obliga a tomar severas contingencias. Peligro, pero controlable. Si el evento ya es de tal dimensión que es capaz de dejar daños irreparables, es roja.

La amenaza que vive Guayaquil City es el descenso a la Serie B del fútbol. Pero en el símil, estar en alerta amarilla te deja la capacidad de reacción, que hoy, el equipo de Pool Gavilánez aún conserva.

Para esta temporada, el Equipo de la Ciudad fue uno de los que más jugadores dejó ir (12), llenando su plantilla de futbolistas jóvenes y otros con mayor trayectoria como Walter Ayoví o Washington Vera.

Pero los resultados no se dan en la institución albiceleste, de hecho el inicio de este campeonato nacional es el peor que ha firmado desde que está en Serie A.

En 2015, su temporada como novel en la serie de privilegio, tuvo a un, en otrora River Ecuador, atrevido que se codeó con equipos fuertes de palmo a palmo.

Temporada siguiente, inició con victoria como la pasada, pero en el desarrollo el equipo fue involucionando.

Qué decir del 2017, cuando Ángel Gómez logró que el club tarde siete fechas en anotar.

Miguel Ángel Loor, quien desde ayer dejó de ser el presidente de Guayaquil City y no tiene sustituto aún, explicó a inicios de año a este diario que “el objetivo será quedarnos en la Serie A” y que el entrenador, Pool Gavilánez, era considerado “de los mejores técnicos en el país”.

Por ahora lo uno no sujeta lo otro. Guayaquil City tiene en el norte el choque contra Barcelona en el Monumental y una amenaza que neutralizar . Es tiempo de actuar.

Gavilánez: “En mi oficina hay una renovación por dos años”

– En ocho fechas todavía no conoce la victoria.

-Evidentemente los resultados no son lo que queremos, pero sabemos a lo que apuntamos y qué estamos haciendo. No vamos a cambiar la forma de hacer nuestro trabajo, estamos en un equipo nuevo. Una plantilla prácticamente nueva, este es un proceso y no estamos trabajando en resultados de aquí a seis meses, sino para los próximos cinco años.

– ¿Cree que la plantilla que tiene no es suficiente?

-Estoy contento con los jugadores que tenemos, eran los que queríamos. Tengo jugadores muy fuertes de cabeza como Walter Ayoví, Flavio Caicedo o Damián Frascarelli.

– Guayaquil City, con ese equipos, debería estar en una mejor posición.

-Su comentario se basa en analizar al resultado del domingo. Yo le explico que los equipo de fútbol modernos tienen una estructura deportiva, no solo los de primer nivel mundial. Todo eso toma tiempo, no se puede crear un mecanismo en seis meses de trabajo. Tengo doce jugadores profesionales en el equipo y los otros 15 son juveniles. Cuando no está un profesional al joven le cuesta. Hemos hecho debutar a ocho chicos en siete meses. Soy responsable de lo malo, pero también de lo bueno que no se cuenta en el resultado.

– ¿Preocupa la posibilidad de descender?

-Descienden dos y los que están en séptimo lugar tienen siete puntos, nosotros tres, estamos a cuatro de ellos. Cómo podemos nosotros aceptar eso de que vamos a descender o ser campeón ahora. Es una tontería, no podemos basar nuestro trabajo en eso.

– Si esto sigue así, ¿daría un paso al costado?

-En mi oficina tengo una renovación por dos años más. Pero si creo que le estoy haciendo daño al club y veo que hay una persona más capacitada que yo para continuar en este proyecto, me iré.

Fuente: Expreso