Catar reclama $ 1.000 millones a Arabia Saudí por piratear fútbol

Catar anunció este lunes 1 de octubre, la apertura de un proceso en la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra Arabia Saudí, por piratear la señal del canal deportivo BeIN Sports y causarle pérdidas de $ 1.000 millones.

BeIN Sports acusa a Arabia Saudí de “pirateo masivo apoyado por el Estado”, por haber puesto a la venta unos descodificadores llamados BeoutQ que piratean la señal por satélite del canal catarí.

“Después de la suspensión de las relaciones diplomáticas con Catar en junio de 2017, Arabia Saudí inició una serie de medidas abusivas específicas contra la emisora global BeIN, con el objetivo de expulsar del mercado a la compañía con sede en Catar y de destruir sus inversiones en Arabia Saudí”, dijo la emisora en un comunicado.

Además de piratear la señal de BeIN Sports, Arabia Saudí prohibió la comercialización de sus servicios en el país, bloqueó todas las transacciones financieras de la empresa y el acceso a su página web y a su centro de atención telefónica, según la nota.

La compañía catarí aseguró que ha sufrido daños económicos que superan $ 1.000 millones y solicitó un resarcimiento completo por sus pérdidas.

El pasado julio la FIFA anunció su intención de tomar acciones legales por el uso ilegal de la señal de emisión de los partidos del Mundial de Rusia por parte de BeoutQ, a la vez que solicitó su apoyo a las autoridades de Arabia Saudí.

A comienzos de julio, la Autoridad Pública de la Competencia de Arabia Saudí anunció que ha tomado medidas legales contra BeIN Sports por violar la ley de competencia en el reino y cometer una serie de prácticas monopolísticas.

La disputa por los derechos del fútbol se enmarca en la crisis diplomática entre Catar y cuatro países árabes, entre ellos Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, que se mantiene abierta desde junio de 2017.

Esos cuatro países rompieron sus relaciones diplomáticas con Doha e impusieron además un bloqueo comercial al pequeño emirato, al que acusaron abiertamente de patrocinar el terrorismo.

El pasado enero Egipto multó con $ 22 millones al presidente de BeIN en el país, Naser al Jalifi, por infracción de la ley de competencia y por monopolio.

Fuente: El Telégrafo