Barcelona tuvo un ‘martes loco’

Barcelona tiene 11 días para conseguir que Ariel Nahuelpán y Jonatan Álvez funcionen, que la defensa esté lista y que la zona de volantes vuelva a tener el ritmo del 2016.

Sí, once días para ponerse ‘once’ en el torneo. El trabajo es duro y se pone más dramático cuando sus hinchas ven la tabla de posiciones y no encuentran a su elenco en los primeros puestos.

No hay tiempo que perder, y por eso en la mañana de este 28 de marzo volvieron a entrenar en la cancha alterna del estadio Monumental desde las 08h30, donde lo primero fue una charla de su entrenador Guillermo Almada. El tema, todos ya lo saben. El equipo no tiene la magia del 2016.

Barcelona jugará su próximo partido el viernes 7 de abril ante Independiente del Valle, pero lo harán en el estadio del Aucas. El mal estado de la cancha de Sangolquí no presta garantías, y el club ‘rayado’ se ha visto obligado a renunciar a su casa de cara a las siguientes fechas.

El equipo amarillo, luego de enfrentar a uno de los punteros del torneo, viajará hasta Buenos Aires el sábado 8 de abril, y se quedará dos días en la capital de Argentina entrenando en el complejo de Independiente de Avellaneda.

El martes 11 de abril estará viajando hasta Mar del Plata, para jugar con Estudiantes de la Plata en la fecha 2 de la fase de grupos de la Copa Libertadores, donde será el debut del argentino Juan Verón, que es presidente del equipo rojo y blanco.

Ese será también el primer partido de suspensión de Damián Díaz, que debe hacer frente a la sanción de cuatro partidos que le impuso ayer lunes la Unidad Disciplinaria de la Conmebol.

Fuente: Extra