Barcelona careció de eficacia.

Los duelos entre Emelec y Barcelona duran más de 90 minutos. Son infaltables las polémicas, los análisis y conocer por qué la balanza se fue a favor de uno u otro. Esos temas tienen mucha tela y a veces se conversa hasta que haya una revancha.

El último Clásico del Astillero tuvo todos esos ingredientes, la controversial acción en la que el juez Juan Albarracín no consideró penal la falta del lateral eléctrico Carlos Moreno sobre Mario Pineida y como consecuencia de ello una doble amarilla en cinco minutos para un alterado Jonathan Álvez, que dejó con 10 hombres al representativo amarillo, en un arrebato del uruguayo, que no es la primera vez que comete.

Si bien los canarios superaron en grandes pasajes al Bombillo, carecieron de cabeza fría para definir las opciones de gol. Todo lo contrario sucedió en el conjunto millonario, que generó menos, pero fue más eficaz ante la red.

Esa tranquilidad es la que tuvo Marlon De Jesús, que el cuadro eléctrico encuentra su lugar ideal. Aquello gracias a la confianza del técnico Alfredo Arias, para quien el otrora delantero de El Nacional es ficha fija en el elenco titular, siempre y cuando esté en óptimas condiciones. El ofensivo inició en el banco en el estadio Capwell porque recién se recuperaba de una lesión, pero respondió.

Cambios acertados por parte del estratega de los azules, y dos variantes obligadas que hizo Guillermo Almada, terminaron decidiendo el Clásico a favor de los millonarios.

Más allá de las jugadas discutidas o el punto de inflexión en el partido con más tradición del fútbol ecuatoriano, queda un Emelec afianzado en la cima de la tabla, mientras que Barcelona se aleja de los sitios estelares. El 7 de mayo se volverán a ver, pero ahora en el Monumental.

El héroe de los millonarios

Eufórico. Marlon De Jesús levanta los brazos luego de marcar el gol del triunfo en el Clásico frente a Barcelona.

Marlon De Jesús encuentra “motivación” en Emelec

El fútbol indica que existen jugadores que nacieron para vestir una camiseta, aquella con la que se sienten felices, casi que la tienen adherida a la piel y con la que aparecen en partidos clave, como lo hizo en el último Clásico del Astillero Marlon De Jesús al marcar el gol de la victoria azul.

El ofensivo, que salió del Bombillo en el 2013, no había podido mostrar su eficacia ante la red, como sí lo ha hecho con la azul y plomo. Es que los números así lo indican, mientras que sumando las campañas del 2012, 2013 y la actual del 2017 ha conseguido 29 tantos, lo contrario pasa en 10 ciclos con otros equipos, incluso Barcelona, con los que el atacante llega a 22 goles. En menos tiempo, ha marcado más goles con la divisa eléctrica. Esto es algo que el propio ofensivo lo reconoce al decir: “El equipo que me motiva más es Emelec. Siempre jugar en ese estadio con toda la gente me da mucha alegría”, dejó saber la figura decisiva ante el equipo canario.

Es que De Jesús entró bien en el tradicional encuentro. Con el conocimiento de los espacios en lo que debía aprovechar para desequilibrar el marcador, siempre con las instrucciones del técnico Alfredo Arias que “me pide que me mueva en diagonales, ya que por mi porte debo ganar todas las pelotas en esa zona”, comentó el delantero, que incluso bromeó al evitar la sanción del juez Juan Albarracín, quien no le sacó tarjeta amarilla al ir hasta donde estaba el público en ‘La Caldera’: “Creo que también celebró”, dijo entre risas.

Temporada 2017

Partidos jugados: 6

Minutos: 260

Titular: 3

Variante: 3

Goles: 3

Los aciertos azules

Cambios efectivos

El ingreso de Marlon De Jesús y Fernando Gaibor en la complementaria permitieron explotar los espacios que dejaba Barcelona al prodigarse hacia el ataque con un jugador menos en cancha.

Manejo de pelota

Luego del gol, Emelec supo manejar los tiempos del partido y lo hizo tratando de tener el mayor tiempo posible en su poder. Además la defensa, que lució débil en la primera parte, se vio más sólida en la complementaria.

Eficacia en la red

Tuvo menos opciones de gol, pero una de las pocas que tuvo, la embocó a través de De Jesús. Así fue como el conjunto millonario volcó el partido a su favor y con ello se llevó el primer Clásico de la temporada.

Perjudicó con su expulsión a barcelona

Expulsado. Jonathan Álvez abandona la cancha del Capwell tras la segunda amarilla en el Clásico.

Jonathan Álvez, una vez más descontrolado e irascible

n El atacante uruguayo es una de las piezas fundamentales en Barcelona, no en vano es el máximo artillero canario en la temporada, sin embargo, ese poder ofensivo contrasta con el carácter que en ocasiones va en contra de Jonathan Álvez.

En el estadio Capwell, más allá de una decisión errónea del árbitro Juan Albarracín en la falta dentro del área sobre Mario Pineida, el charrúa no se supo contener e incluso tomó al juez del brazo y le reclamó en reiteradas oportunidades, lo que le significó la primera tarjeta amarilla. Tan solo pasaron cuatro minutos y una barrida desde atrás lo hizo merecedor a otra amonestación y en consecuencia una roja, con la que se fue a las duchas cuando no se cumplía ni la mitad de la etapa inicial.

De ahí en más, pese a que Barcelona hilvanó jugadas de riesgo, el despliegue físico por la inferioridad numérica le pasó factura al Ídolo, que no pudo soportar al mismo ritmo todo el partido.

No es la primera vez Álvez tiene reacciones que perjudican a los canarios. El año anterior, con a solo minutos de una expulsión de Damián Díaz frente a Deportivo Cuenca, cometió una falta sin pelota que dejó con nueve hombres a los amarillos.

El ofensivo charrúa, quien fue baja en Argentina ante Estudiantes de La Plata por no solucionar un problema personal, si bien aporta con goles y es una de las armas con las que cuenta Guillermo Almada en pos del bicampeonato y una buena participación en Copa Libertadores, complica la planificación del estratega con su comportamiento dentro del terreno de juego.

La directiva de Barcelona tiene un código de conducta para sancionar casos como estos. Álvez está obligado a rectificar.

Temporada 2017

Partidos jugados: 9

Minutos: 740

Titular: 9

Variante: 0

Goles: 4

Las penurias amarillas

Sin puntería

Marcos Caicedo en dos oportunidades, una de Ely Esterilla, y otra ocasión de gol perdida a través Darío Aimar, hubieran cambiado la historia de un duelo en el que el Ídolo fue mejor en la primera parte.

Cabeza caliente

No solo Jonathan Álvez se mostró fuera de control en el equipo amarillo. Tras el tanto eléctrico, la obediencia táctica quedó de lado y más de un jugador canario reaccionó con violencia al verse abajo en el marcador.

La lesión de Oyola

‘El Pony’ es el regulador del medio campo de Barcelona. Hasta que el volante nacionalizado estuvo en el gramado, los toreros controlaron la mitad de la cancha. Con su salida por lesión, Emelec tuvo más control.

Fuente: Expreso