(Audio) Gilson Simoes de Souza: Cuando llegué, futbolistas eran casi amateur

“La nostalgia, las amistades, la ciudad”, lo trajeron de regreso, confiesa el brasileño-ecuatoriano Gilson Simoes de Souza, quien ayer viajó a Catar, donde vive hace 8 años. El recordado delantero, que vino por primera vez fichado por el desaparecido club Filanbanco en 1990, observó la victoria de Barcelona la noche del miércoles sobre Palmeiras por la Copa Libertadores en el Monumental.

“Hace mucho que no venía a Ecuador. Pero siempre estoy pendiente de lo que pasa acá, de mis amigos. Siempre quiero venir y ahora encontré un tiempo y viajé”, dijo ayer Gilson entrevistado en el programa City Noticias, de Radio City.

El exfutbolista de Valdez (tampoco existe ya), Liga de Quito y la Selección en la eliminatoria al Mundial 1998, opinó: “Barcelona jugó en buen partido. No pudo crear muchas ocasiones de gol porque Palmeiras se defendió bien y los espacios eran pocos. Barcelona fue sólido, dominó y sobre el final fue más ofensivo. Tuvo más espacios y creó oportunidades. Mereció ganar con mayor diferencia; el 2-0 era lo más justo”.

Gilson recordó la semifinal de vuelta contra el poderoso Sao Paulo de Telé Santana, ganada por los canarios 2-0 el 3 de junio de 1992, cuando Barcelona se quedó a un gol de forzar por penales la definición del finalista (los paulistas ganaron ese año y el siguiente la Libertadores y el título mundial de clubes).

“Ese juego fue inolvidable. Necesitábamos tres goles (por la derrota 3-0 en el Morumbí) y fuimos con todo desde el minuto uno. Creamos innumerables oportunidades, fallamos algunas y los goles llegaron un poco tarde. Al segundo tiempo el de (José) Gavica (51m) y el mío con el juego casi terminado (87m). Metimos a Sao Paulo en su arco; ellos pedían que se acabe el partido, estaban desesperados. Con 2 o 3 minutos más caía el tercer gol. Fue un partido muy bonito”.

El actual DT del Al Rayyan Sports Club, en la categoría sub-23 (con la sub-19 tiene más de una docena de títulos de la liga de Catar, la Copa de ese país y de la Copa Jassim) asegura que no tuvo dificultades de adaptación en el fútbol árabe, ni como técnico ni como jugador.

“Cuando realmente tienes ganas de trabajar y hay objetivos debes acostumbrarte. Eso de el clima, idioma, la comida son tonterías que no tienen sentido. Cada uno es diferente, pero yo no tuve ningún problema. Cuando fui a Arabia Saudita, al dejar Barcelona, fue un poco más complicado porque (la sociedad) era más cerrada que ahora, pero la comida es buena. Hay dificultades para entrenar porque el clima, en algunos meses del año, llega a 46 o 48 grados. Y en cuanto al idioma, la mayoría de la gente habla inglés. Yo lo aprendí y no tengo problemas para comunicarme”, explica.

Sobre cómo era el balompié cuando vino y cómo era el comportamiento de los futbolistas, Gilson dijo: “El trato con los directivos de Filanbanco fue muy bueno. Era una institución seria y bien organizada. Lo mismo Barcelona, Valdez y Liga (Q)”.

Pero “el fútbol era en ese entonces un poco irresponsable. Los jugadores no tenían tanta responsabilidad; faltaba poquito para que sean futbolistas amateur. La responsabilidad era casi cero. Pero no eran todos así, solo algunos. Tenían mucha calidad, eran jugadores muy buenos, pero casi sin profesionalismo. Eso cuando llegué a Filanbanco. En Barcelona la cosa era más profesional”.

Gilson añade: “Eso ya cambió. Ahora, el jugador de Ecuador es más consciente, sabe de responsabilidad y de la importancia de partidos y resultados. Y del valor que debe darle a su carrera deportiva. Por eso Ecuador está en otra posición y tiene varios jugadores afuera y con suceso”.

Fuente: El Universo